miércoles, 19 de agosto de 2015

En defensa de la familia

 Please support the blog by clicking the Skip ad sing in your top right corner.

Por favor apoya este blog al darle click a Saltar publicidad localizado arriba y a la derecha.




Los niños no son autónomos porque no están preparados para serlo, por eso cuentan con la autonomía de los padres (hombre y mujer) durante sus primeras etapas de formación. Decidirán sus padres después decidirán ellos al ser adultos. Pero nunca debe ser el Estado quien sustituya a las familias y a las personas.
Los niños no son autónomos porque no están preparados para serlo, por eso cuentan con la autonomía de sus padres durante sus primeras etapas de formación. Decidirán sus padres, después decidirán ellos al ser adultos, pero nunca debe ser el Estado el que sustituya a las familias y a las personas.

 



Los niños no son autónomos porque no están preparados para serlo, por eso cuentan con la autonomía de sus padres durante sus primeras etapas de formación. Decidirán sus padres, después decidirán ellos al ser adultos, pero nunca debe ser el Estado el que sustituya a las familias y a las personas.
Fue una gran fiesta en defensa de la familia en la que se pidió que el gobierno no adoctrine a los niños en las escuelas. Este fue el objetivo de la gran manifestación que tuvo lugar en Roma el sábado por la tarde  y que fue organizada por el comité “Defendamos a nuestros hijos”.
Se trató de una protesta contra la llamada ideología de género y contra el reconocimiento de la ley que prepara el gobierno de Italia para equiparar las parejas homosexuales al matrimonio tradicional.
Miles de familias de toda Italia los organizadores aseguraron que cerca de un millón de personas asistieron a este encuentro en la Plaza de San Juan de Letrán y a las calles de alrededor, junto a la conocida basílica papal. En un gran escenario se fueron dando las claves de esta nueva ley que el gobierno quiere aprobar y se explicó cómo la ideología de género ya ha llegado a muchas escuelas del país.
“Queremos testimoniar la belleza de la familia”, aseguró el matrimonio formado por Vicenzo y Sara junto a sus 11 hijos. “Todos nuestros hijos han nacido de un padre y una madre”, precisaron.
“Al comienzo no entendíamos de qué se trataba, pero después, cuando nos dimos cuenta pusimos en alerta a nuestros hijos”, explicaron al contar cómo ellos mismos han sido víctimas de este intento de adoctrinamiento. “Somos nosotros los padres los que estamos llamados en primer lugar a educar a nuestros hijos, y la escuela no puede quitarnos este derecho sagrado”, subrayaron.
Otro de los organizadores, Gianfranco Amato, presidente de Juristas por la Vida, pidió el fin de la ideología de género en las escuelas. Es “una deriva totalitaria que tiende a imponer por ley la dictadura del pensamiento único”, y que “no tiene nada que ver con el sentir del pueblo”.
“Hoy en la plaza dijo todos estamos haciendo cultura, no contra las personas, sino contra las ideologías que están destruyendo a la familia e intentan destruir el modelo del hombre y de la mujer”, dijo por su parte Simone Pillon del Foro de la Familia.
En el encuentro, al que se sumaron fieles de otras confesiones religiosas como los evangélicos, musulmanes y judíos, habló también el imán responsable de la Mezquita de Centocelle de Roma. “También la comunidad islámica está contra este proyecto peligroso para la existencia de la humanidad que quiere contaminar los cerebros de nuestros hijos”, manifestó.
Por su parte, Kiko Argüello, fundador del Camino Neocatecumenal, aseguró que “Europa está cometiendo un pecado rechazando el Evangelio”. El que fuera organizador también durante varios años de los encuentros en defensa de la familia en la Plaza de Colón de Madrid, explicó que “el Papa está con nosotros” y recordó cómo la semana anterior el Santo Padre alertó en un encuentro en San Pedro de la “colonización ideológica”.
El pasado domingo 14 de junio el Papa Francisco habló sobre este asunto en un encuentro en la Plaza de San Pedro con cientos de familias para dar inicio al congreso de la diócesis de Roma.
Al hablar sobre cómo Roma necesita renacer moralmente, indicó: “esta tarea es muy importante cuando hablamos de educación a los chicos y a los jóvenes, para la cual los primeros responsables son ustedes, los padres. Nuestros chicos, chicos pequeños que empiezan a escuchar esta idea extraña, esta colonización ideológica que envenena el alma. La familia debe actuar contra esto”.
Poco después agregó que se trata de una “colonización ideológica que hace tanto mal y destruye una sociedad, un país, una familia. Y por eso tenemos necesidad de un verdadero renacimiento moral y espiritual”.
No ha sido la única vez que el Pontífice ha hablado del tema. Durante su visita a Nápoles el pasado mes de marzo, al participar en un encuentro con jóvenes el Santo Padre también se refirió a “las colonizaciones ideológicas” que afectan a la familia como “modalidades y propuestas que existen en Europa” que “llegan también de la otra orilla del Océano. Y luego esa equivocación de la mente humana que es la teoría del género, que crea tanta confusión”.
La ideología de género defiende, contrariamente a la naturaleza, que las diferencias entre el varón y la mujer, fuera de las obvias diferencias anatómicas, no corresponden a una naturaleza fija que haga a unos seres humanos varones y a otros mujeres.
Considera además que las diferencias de manera de pensar, obrar y valorarse a sí mismos son producto de la cultura y de una época determinadas, que les asigna a las personas una serie de características de acuerdo a las estructuras de la sociedad.


En un artículo publicado en el sitio web The Federalist, Paul Rosnick un seudónimo para proteger su verdadera identidad de lo que llamó la “gaystapo”  aseguró que a pesar de su homosexualidad, se opone al mal llamado “matrimonio” gay.


La Corte Suprema de Estados Unidos escuchó el 5 de mayo las argumentaciones a favor y en contra del matrimonio gay. Su decisión podría legalizar las uniones homosexuales a nivel nacional.



Rosnick no guarda optimismo sobre la próxima sentencia de la Corte Suprema. “Esta pelea está terminada, el matrimonio gay ganó”, escribió.

 “Como hombre gay de 30 años, uno esperaría que esté en éxtasis. Después de todo, estoy en esa edad donde la gente tiende a establecerse y casarse. Y no hay nada en este mundo que quiera más que ser un padre y criar una familia. Sin embargo, no puedo verme celebrando el triunfo del matrimonio homosexual”.
Señaló además que “no soy el único que piensa así. El gran secreto en la comunidad LGBT (lesbianas, gay, bisexuales y transexuales) es que hay un significativo número de gays y lesbianas que se oponen al matrimonio homosexual, y un número aún más grande que son ambivalentes”.
Rosnick explicó que estas personas homosexuales no se expresan públicamente contra el matrimonio gay es porque “los activistas de derechos gays la mayoría de los cuales son heterosexuales tienen una historia de erradicar viciosamente cualquier trazo de individualismo dentro de la comunidad gay”.


 “Pedí publicar este artículo bajo un seudónimo, no porque tema el acoso de los conservadores cristianos, sino porque sé que este artículo me convertirá en un blanco de la Gaystapo”.

 
El joven homosexual explicó que “el argumento en apoyo del matrimonio gay es predicado sobre una audazmente descarada mentira: la mentira de que las relaciones homosexuales son inherentemente iguales a las relaciones heterosexuales”.

 
Además, lamentó, muchos consideran que el matrimonio no es más que un contrato de amor.
Pero si esto fuera así, cuestionó, “¿por qué necesitamos que el gobierno se vea involucrado? ¿Por qué fue el gobierno invitado a regular matrimonios pero no otras relaciones interpersonales, como las amistades? ¿Por qué cada religión sostiene que el matrimonio es una institución sagrada y divina?”.
Seguramente el matrimonio debe ser algo más que solo un contrato de amor”, aseguró.

 
Rosnick señaló que muchos ven a menudo el matrimonio “como una institución profundamente enraizada en la tradición religiosa. Pero las personas a veces olvidan que el matrimonio también está basado en la ciencia. Cuando una pareja heterosexual tiene sexo, una reacción biológica puede ocurrir que resulta en una nueva vida humana”.
Por eso, explicó, “el gobierno se metió en el negocio del matrimonio para asegurar que estas nuevas vidas sean creadas de manera responsable. La capacidad para crear nueva vida es lo que hace al matrimonio especial”.
“No importa cuánto intentemos, las parejas homosexuales nunca seremos capaces de crear nueva vida”, reiteró.

 
Rosnick advirtió que “redefinir el matrimonio para incluir a las parejas homosexuales relega esta una vez noble institución a ser nada más que un pésimo contrato de amor. Esto daña toda la sociedad al convertir el matrimonio, el fundamento de la sociedad, en un anacronismo sin sentido”.
El joven homosexual subrayó además que “las relaciones homosexuales no solamente carecen de la capacidad de crear niños, sino que creo que son también ambientes sub-óptimos para criar niños”.

“Siempre quise ser un padre”, reconoció, pero destacó que “la primera regla de la paternidad es que un buen papá pondrá las necesidades de sus hijos antes que las propias, y todo niño necesita una mamá y un papá. Punto”.

“Nunca podría perdonarme por arrebatar a un niño de su madre para que pueda yo egoístamente vivir mis sueños”.

Rosnick cuestionó si “¿no han sufrido ya suficiente los niños para hacer las vidas de los adultos más convenientes? Por una vez, sería bueno ver a nuestra sociedad poner a los niños primero. Criémoslos en hogares donde puedan disfrutar tener tanto una mamá y un papá. Les debemos eso”.
“Los estadounidenses necesitan darse cuenta de que las relaciones homosexuales nunca serán iguales a los matrimonios tradicionales”, finalizó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario