martes, 16 de octubre de 2012

El imperio en América Latina: “Democracia” es una amenaza para la “seguridad nacional”

El imperio en América Latina: “Democracia” es una amenaza para la “seguridad nacional”

 

Este es un extracto de un capítulo del libro actual en proceso Proyecto Libro del Pueblo . El capítulo es sobre la aplicación temprana del imperio americano de la “Gran Área” diseñado en América Latina, como lo define el Consejo de Relaciones Exteriores durante la Segunda Guerra Mundial.
 

 

 
Una coherente estrategia imperial estadounidense para gestionar la “Gran Área”de América Latina en el período post-guerra fue creada por el recién formado gobierno de Eisenhower en el proyecto de documento del Consejo de Seguridad Nacional, “Política de EE.UU. con respecto a América Latina”, en enero de 1953. En marzo, un proyecto final fue presentado en Consejo de Seguridad Nacional 144, un informe sobre “los objetivos de las Estados y cursos de acción con respecto a América Latina.” A medida que el documento de estrategia se produce a través del Consejo de Seguridad Nacional, el más alto de planificación de políticas del cuerpo en el gobierno de Estados Unidos , necesariamente se contó con la participación de funcionarios de alto nivel de los Departamentos de Estado, Defensa, Tesoro, la CIA, la Agencia de Seguridad Mutua, y la Oficina de Movilización de Defensa. [1]
 
Emitido el 18 de marzo de 1953, la “Declaración de Políticas del Consejo de Seguridad Nacional ” se indica la principal amenaza que representa para los intereses estadounidenses en América Latina:
Hay una tendencia en América Latina hacia los regímenes nacionalistas que mantienen en gran parte por las apelaciones a las masas de la población. Al mismo tiempo, existe una creciente demanda popular para la mejora inmediata en el bajo nivel de vida de las masas, con el resultado de que los gobiernos latinoamericanos están bajo intensas presiones políticas internas para aumentar la producción y diversificar sus economías … Por lo tanto, se necesita un enfoque constructivo a esta necesidad, que reconoce la importancia de mejorar las condiciones de la población en general, es esencial para detener la deriva en el área hacia regímenes radicales y nacionalistas. El crecimiento del nacionalismo histórico se ve facilitada por los prejuicios anti-Estados Unidos y explotados por los comunistas [énfasis añadido]. [2]
 
Por lo tanto, la verdadera amenaza – lejos de la “farsa estratégica” de la retórica de la Guerra Fría (como Zbigniew Brzezinski se refiere a él) – fue el desafío actualizada y muy realista a la dominación estadounidense que representan los “regímenes nacionalistas” que apoyan “las masas de la población “de varios países de América Latina. Peor aún, las masas estaban exigiendo “una mejora inmediata en su bajo nivel de vida”, poniendo así en peligro la tradicional dominación de la élite del sistema de control y subordinación que se había establecido en América Latina durante tantos siglos. Estos “regímenes radicales y nacionalistas” había que impedir las demandas de las masas. Casi como una ocurrencia tardía, el documento señala que – por cierto – los “regímenes radicales y nacionalistas” se les da la fuerza “por la histórica de anti-prejuicios y explotados por los comunistas”, como si cepillar simplemente por la amenaza imperial inmediata con el mercado común de la retórica. El uso de la palabra “prejuicios”, también augura para retratar esos puntos de vista de los Estados Unidos como injustificadas y sin base, ya que si los Estados Unidos fueron a la víctima. De hecho, para los estrategas en el Consejo de Seguridad Nacional, la amenaza del nacionalismo radical tenía el potencial de las víctimas a sus dominios imperiales.
Así, el documento NSC-144 enumera una serie de “objetivos” de los Estados Unidos para llevar a cabo en esta situación tan amenazante que las masas pobres de todo un continente ya no quería ser sometido a la dominación brutal de una minoría nacional y extranjera . Estos “objetivos” incluyen: “la solidaridad continental en apoyo de las políticas de nuestro mundo, en particular en las organizaciones internacionales de las Naciones Unidas y otros”, que, en otras palabras, los medios de remolque de la línea con Estados Unidos en lo que respecta a la política exterior estadounidense en todo el mundo; “Un buen desarrollo político y económico en América Latina para que los estados de la zona sean más miembros efectivos del sistema hemisférico y los participantes cada vez más importante en los asuntos económicos y políticos del mundo libre”, que puede ser traducido como el apoyo a la del desarrollo de una clase media de orientación occidental que el apoyo de las élites y seguir las clases bajas – las masas – en la bahía, “La salvaguardia del hemisferio … contra las agresiones externas a través del desarrollo de los pueblos indígenas y las bases de las fuerzas militares locales necesarios para la defensa del hemisferio, “lo que implica permitir que los Estados Unidos establezcan bases militares en todo el continente -, naturalmente, de” defensiva “efectos – en la ofensiva defensa de los recursos de Estados Unidos (que resultan ser en otros países), así como el establecimiento de poderes militares locales a través del cual Estados Unidos puede ejercer la hegemonía regional. Otros objetivos fueron: “La reducción y eliminación de la amenaza comunista de los internos u otros anti-subversión”, lo que equivale a la purga y la liquidación de los países de los disidentes, un objetivo político claramente fascistas, “la producción adecuada en América Latina y el acceso por los Estados Unidos, materias primas esenciales para seguridad de EE.UU. “, lo que significa que las empresas estadounidenses tengan acceso sin obstáculos para explotar los recursos de la región, y” La normalización definitiva de América Latina a la organización militar, entrenamiento, doctrina y equipamiento a lo largo de las líneas de EE.UU., que ” implica la realización de la estructura militar de cada país y el aparato de represión interna depende de la ayuda de EE.UU., y por lo tanto, sería garantizar una estructura de dependencia entre las élites nacionales y el imperio estadounidense, como las elites nacionales que necesita el aparato militar y policial para reprimir a las masas ” “los que gobiernan y explotan. Por lo tanto, Estados Unidos tendría que subsidiar esencialmente sistemas de América Latina y las estructuras de represión. [3]
 
En la identificación de “cursos de acción” para lograr de Estados Unidos “objetivos” en América Latina, el documento NSC afirmó que los Estados Unidos podrían alcanzar un “mayor grado de solidaridad del hemisferio” – es decir, la hegemonía – si se utiliza la Organización de Estados Americanos (OEA ) “como un medio para lograr nuestros objetivos”, porque esto sería “evitar la apariencia de una acción unilateral e identificar nuestros intereses con los de los demás Estados americanos.” Además, recomendó llevar a cabo consultas con los estados latinoamericanos, “siempre que sea posible,” antes Estados Unidos tomó medidas unilaterales en América Latina. Las “consultas”, que no debe confundirse, no fueron diseñados para sopesar las opiniones de los países latinoamericanos en los procesos de toma de decisiones del imperio, sino más bien para explicar “la forma más completa de seguridad permitan las razones de nuestras decisiones y acciones. “Así que, esencialmente, se trata más de una visita de cortesía, un anuncio de cortesía de las acciones imperiales. [4]
 
Es importante destacar que uno de los principales “curso de acción” incluye el fomento de – “consulta”, a través de la asistencia, y “otros medios disponibles” – “. Acción individual y colectiva contra la subversión interna por los comunistas y otros elementos anti-estadounidense” de lo que esto significa a, entonces, como un “curso de acción”, fue para los Estados Unidos llevar a cabo un programa integral dirigido a asesorar (“consulta”), financiar, armar y organizar los estados latinoamericanos para oprimir a nivel interno y regional, controlar o eliminar a los disidentes y activistas. No es ajena, por supuesto, los “cursos de acción”, también dijo que Estados Unidos debe trabajar para “animar” a las naciones latinoamericanas a “reconocer” (es decir, presentar) a la idea de que la “mejor” manera de “desarrollo” para es a través de la “empresa privada”, que requiere “de un clima que atraiga la inversión privada”, lo que significaba para otorgar concesiones favorables, los bajos aranceles, y la fácil explotación de los recursos a los conglomerados extranjeros, a saber, Estados Unidos. El documento incluso directamente recomienda simplificar “los procedimientos aduaneros y la reducción de las barreras comerciales” para “[hacer] que sea fácil para los países de América Latina para vender sus productos a nosotros”, que es como decir, “Si te doy un gran préstamo, que será más fácil para que usted pague un interés más alto para mí. “Lo que realmente implica, entonces, no es para mejorar las condiciones de los países de América Latina en” vender “los productos, pero en lo que es” más fácil “para los países del Norte para comprar productos, como en, por lo que mucho más barato, y por lo tanto, los países de América Latina recibirán menos para ellos, y sus recursos podrían ser asignados con mayor facilidad que antes. Naturalmente, los “cursos de acción” en el ámbito económico también se estipula que los Estados Unidos debe “ayudar” a América Latina en jugar “un papel más fuerte y responsable en el desarrollo económico de la zona”. [5]
 
La noción de “responsabilidad” de desarrollo significa que las naciones no estan tratando de nacionalizar sus recursos o imponer controles estrictos al comercio sobre sus riquezas y productos nacionales con el fin de industrializar y desarrollar internamente (como lo hizo Estados Unidos después de la Revolución Americana), ya que esto es “irresponsable” el comportamiento. Es irresponsable, precisamente porque es eficaz en el proceso de desarrollo nacional, como lo demuestra el hecho de que todas las economías industriales más importantes del siglo 20 se había establecido a través de la protección del Estado y las intervenciones en la economía, y esto es lo que les permitió aumentando a medida que los gigantes industriales se convertían en poderosas potencias mundiales. Así, la noción de un estado “Tercer Mundo” posiblemente convierte en una poderosa nación industrial en sí mismo no es una manera “responsable” para establecerse como un Estado vasallo de un imperio regional y mundial, que exige a sus protectorados de ser dependientes, lo que implica no ser auto-suficientes.
Conveniente para los Estados Unidos, entonces, que articula la retórica del “libre mercado” del capitalismo (que no es práctica, con cuantiosas subvenciones estatales, las restricciones comerciales, y los controles de mercado), la Unión Soviética – su nuevo “enemigo” ideológico- abiertamente ha impuesto y defendido el control estatal de la economía (aunque en la práctica se basó bastante en gran medida de las corporaciones industriales estadounidenses de apoyo), y por lo tanto, cualquier estado que nacionalizó los recursos o los controles impuestos estatales y las intervenciones en la economía podría decirse que es seguir el camino de la Unión Soviética y, posteriormente, se presentará a la población nacional estadounidense como una “amenaza comunista”. Esto es, de hecho, exactamente lo que se llevó a cabo durante todo el período de la Guerra Fría.
Sobre esta nota, el documento NSC-144 directamente declaró que en relación con sus esfuerzos de propaganda en la región – “Programas de Información y Cultura de los estados latinoamericanos” – Estados Unidos “debe ser dirigido específicamente a los problemas y la psicología de los estados específicos en la zona “, de la cual el objetivo sería el de” alertar ” estos estados y sus poblaciones” a los peligros del imperialismo soviético y la subversión anti-comunistas y otros “, y por lo tanto, indirectamente” para convencerse de que su propio interés requiere una orientación de las políticas estadounidenses para América de nuestros objetivos. “En otras palabras, a menos que seguir los dictados estrictos de los Estados Unidos, estos estados se marca como comunista o” subversivos. “elementos subversivos, como el documento NSC-144 se estipula, a tratar en gran medida a través de medios militares. Estados Unidos recomienda como “curso de la acción” a “proporcionar ayuda militar a América Latina,” lo que sería “diseñado para reducir al mínimo el desvío de tropas estadounidenses para el mantenimiento de la seguridad hemisférica,” o en otras palabras, la construcción, hasta nacionales fuerzas militares y policiales de América Latina a fin de que el ejército estadounidense no tendrá que responder directamente a todas las amenazas a su hegemonía en la región. En esta nota, también era vital para asegurar que Estados Unidos tenga varias bases militares en la región, y, como sugiere el documento, “Estados Unidos debe tomar medidas políticas, económicas o militares, en su caso, para asegurar la disponibilidad permanente de los EE.UU. bases en América Latina “. [6]
 
Lo que esto implica es que si EE.UU. fueron amenazados en la región, existe motivo suficiente para emprender una acción militar contra cualquier entidad que cuestionó la permanencia.
NSC-144 incluso directamente afirmó que, “cuando sea necesario,” los Estados Unidos debe proteger directamente ciertos recursos y las industrias y sus rutas de transporte a los Estados Unidos, y que cada país de América Latina “debe organizar su propia defensa civil.” Un ejemplo de esto sería las bases estadounidenses a lo largo del Canal de Panamá. Los Estados Unidos también debe, según el documento, “establecer misiones en su caso, la formación militar en los países latinoamericanos,” así como “para proporcionar capacitación en los Estados Unidos para el personal seleccionado de América Latina.” En última instancia, un objetivo clave de la asistencia militar de EE.UU. a la región a “buscar la normalización definitiva a lo largo de las líneas de EE.UU. de la organización, capacitación, doctrina y equipamiento de las fuerzas armadas latinoamericanas”, [7]
 
Un fenómeno muy típico imperial, a lo largo de la noción de Dios al crear al hombre ” en su propia imagen. “
El documento NSC-144 de 1953 y su apéndice en el NSC 5432 / 1 de 1954 fueron muy importantes en el establecimiento de un método y un proceso de hegemonía de Estados Unidos en América Latina durante el período de la Guerra Fría. Con la administración de Eisenhower en el poder en 1953, Estados Unidos tomó una línea dura hacia América Latina. Su Secretario de Estado, John Foster Dulles, declaró – tras la Conferencia de Caracas en 1954, que adoptó una “resolución anticomunista” de la OEA – que Estados Unidos podría ” Operar de manera más efectiva para cumplir con la subversión comunista en las repúblicas de América” ​​[8]
 
Uno de los ejemplos más importantes del imperialismo norteamericano en América Latina casi inmediatamente seguido NSC-144, fue con el golpe de 1954 en Guatemala.
Guatemala: La democracia no está en el “Interés Americano”
En 1950, Jacobo Arbenz Guzmán fue elegido presidente de Guatemala bajo el pretexto de apoyo popular de continuar con las reformas socioeconómicas tales como la institución de la reforma agraria, una política muy popular entre la gente. El presidente Eisenhower identificó la “amenaza” que plantea el régimen de Arbenz a los “intereses estadounidenses”, cuando escribió que “el gobierno de Arbenz anunció sus intenciones, en virtud de una ley de reforma agraria, para apoderarse de unos 225.000 acres de tierra sin utilizar la empresa United Fruit”. [9]
 
En el Consejo de Relaciones Exteriores había muchos intereses en los temas presentados por Guatemala, como el Consejo de principios de “estudios sobre América Latina se había centrado precisamente en los los intereses estadounidenses económicos de allí.” Como Shoup y Minter, escribió:
En 1952 y 1953, Spruille Braden, ex secretario asistente de Estado para asuntos interamericanos y un consultor de la United Fruit Company, dirigió un grupo de estudio del Consejo relativo a la inestabilidad política en América Latina … la primera reunión, en el otoño de 1952, se dedicó a Guatemala, con John McClintock de la United Fruit Company como el líder de la discusión. [10]
 
Uno de los miembros del grupo de estudio, escribió en su diario, después de una de las reuniones, que “el Consejo de Relaciones Exteriores acordó en que el gobierno de Guatemala era comunista”, y que los Estados Unidos “diera la bienvenida a” la caída de el gobierno de Arbenz, “. y si es posible se guíara en un canal razonablemente sólido” Los más involucrados en la decisión política de EE.UU. hacia Guatemala en el gobierno de EE.UU. también eran miembros del Consejo:
Más importantes fueron el propio presidente Eisenhower, el jefe de la CIA Allen Dulles, que siguió a bordo del Consejo de Administración, al mismo tiempo, y Wisner Frank, otro miembro del Consejo que fue subdirector de la CIA para los planes (el hombre a cargo de las operaciones clandestinas) [11].
 
También hay que señalar que el Secretario de Estado, John Foster Dulles, aunque no es miembro del Consejo, era el hermano del miembro del consejo y director de la CIA Allen Dulles. Arbenz en Guatemala representa exactamente la “amenaza” que se identifican en el NSC-144 de “regímenes nacionalistas que se mantienen en gran parte por las apelaciones a las masas de la población”, y se consideró como un “radical y nacionalista” del régimen. La enorme amenaza que plantea este régimen a los Estados Unidos estaba en la voluntad del gobierno de Arbenz a orientar sus políticas para cumplir con “una creciente demanda popular para la mejora inmediata en el bajo nivel de vida de las masas”, como el NSC-144 identificó como la tendencia clave en América Latina.
La Operación PBSUCCESS, autorizada por Eisenhower en agosto de 1953, contaba con un presupuesto de $ 2.7 millones para una “guerra psicológica y la acción política” y “subversión”, entre los demás componentes de una guerra paramilitar pequeña. [12]
 
A medida que el agente de la CIA a cargo de la operación , E. Howard Hunt (más tarde famoso por el robo del Watergate), explicó en una entrevista años más tarde, “Lo que la CIA quería hacer era tener una campaña de terror … para aterrorizar a Arbenz en particular, para aterrorizar a sus tropas, y mucho como el Stuka bombarderos alemanes aterrorizaron a la población de Holanda, Bélgica y Polonia en el inicio de la Segunda Guerra Mundial “. [13]
 
En diciembre de 1953, una organización establecida por el gobierno de EE.UU. llama a la Asociación Nacional de Planeación sobre la situación de Guatemala y presentó un informe que proclama que, “la infiltración comunista en Guatemala constituye una amenaza no sólo a la libertad de ese país, sino a la seguridad de todos las naciones del hemisferio. “Con los miembros del comité, veintidós firmaron esta declaración, quince de ellos eran miembros del Consejo de Relaciones Exteriores [14].
 
En resumen, el Consejo de Relaciones Exteriores hizo el argumento de que la “mejora del nivel de vida baja de las masas” representaba una amenaza comunista a todo el hemisferio occidental y amenazó a la “libertad” de la propia Guatemala. Si bien la noción de “comunismo” que aquí hay una metáfora de “nacionalismo radical”, como los regímenes nacionalistas que estaban escuchando y actuando sobre las necesidades de las “masas de la población” – lo que puede llamarse la democracia – son de hecho una amenaza para la seguridad a los Estados Unidos y su hegemonía sobre toda la región, y esto no es una metáfora.
No es una exageración decir que un país relativamente pequeño se presenta como una enorme amenaza a la hegemonía norteamericana regional y mundial, incluso si fuera a cumplir realmente la “demanda de mejoras inmediatas en los bajos estándares de vida de las masas”, y esto es así no a pesar de ser un país de la pequeña nación centroamericana, sino porque era una nación pequeña, aparentemente insignificante en el curso de los asuntos mundiales.
Esto es precisamente así porque si un país pequeño con éxito podría trazar su propio camino independiente de los Estados Unidos, especialmente una tan geográficamente cerca de Estados Unidos, que podría servir de ejemplo a otras naciones de la región y en todo el mundo que presentan un método de la independencia y autonomía que podría llegar a ser cada vez más atractivo, especialmente para las “masas” del mundo. Un ejemplo no se podía permitir la existencia de, al menos de todos, de tal proximidad regional a los Estados Unidos, ya que si una nación con éxito pudo resistir la dominación estadounidense en su propio “patio trasero” – como América Latina se creó para estar con la Doctrina Monroe de 1823 – entonces podría ocurrir en cualquier lugar. Nada parece ser una amenaza mayor para una potencia mundial de gran tamaño que una resistencia exitosa de un actor pequeño, local: David y Goliat.
En lo que respecta a la política de EE.UU. hacia Guatemala, los lazos entre el gobierno, la United Fruit Company y el Consejo de Relaciones Exteriores estaban bien establecidos a fin de crear un consenso sobre la definición del “interés nacional” como un intento de sustituir el régimen de Arbenz:
Miguel Ydígoras Fuentes, futuro presidente de Guatemala, registró que su cooperación en el golpe de Estado fue solicitada por Walter Turnbell, un ex ejecutivo de la United Fruit, que llegó acompañado por dos agentes de la CIA … El secretario de estado John Foster Dulles, mientras que en [firma de abogados de Wall Street] Sullivan y Cromwell, había representado a la United Fruit Company en la negociación de un contrato con Guatemala unos años antes. [Secretario de Estado adjunto] hermano John M. Cabot ‘s fue un director y ex presidente de la United Fruit Company. Spruille Braden [del Departamento de Estado] se desempeñó como consultor de la United Fruit Company. El ex director de la CIA Walter Bedell Smith, después de dejar el gobierno, se convirtió en director de la United Fruit, al igual que Robert D. Hill, un participante en la operación como embajador en Costa Rica. [15]
 
El propio Consejo también tenía amplios lazos con la United Fruit Company, con tres miembros de la junta de la United Fruit, por no hablar de los hermanos Dulles, que estaban muy cerca con el Consejo y la United Fruit, mientras que estaban en los puestos clave del director de la CIA y el secretario de Estado. [16]
 
Propaganda política
Otra faceta importante de la importancia de la operación de EE.UU. para derrocar al gobierno democrático de Guatemala no fue simplemente que era el primero después de la Segunda Guerra Mundial dirigiendo un golpe de Estado de EE.UU. en América Latina, sino que se trataba de una campaña de propaganda monumental dirigido a formar a la opinión nacional estadounidense , que en última instancia, llega a definir gran parte de los métodos y el contenido de la propaganda de EE.UU. durante la Guerra Fría. Edward Bernays, sobrino de Sigmund Freud y el “Padre de las Relaciones Públicas” fue fundamental en este programa.
Bernays fue contratado como asesor de relaciones públicas de la United Fruit Company en la década de 1940 con el fin de ayudar a vender los plátanos durante el invierno. Bernays empezó a encontrar nuevas formas de vender los plátanos por la comercialización de los mismos no sólo como un producto de consumo, sino como una opción de vida saludable, y subrayó la necesidad de que la United Fruit no sólo educa a los norteamericanos sobre el banano, sino de América Latina en general .
Por lo tanto, Bernays estableció la Oficina de Información de Mesoamérica, que fue “en parte un intento honesto para educar, proveer académicos, periodistas y otras personas con la información más reciente acerca de un lugar cercano que la mayoría de los estadounidenses no sabían casi nada.” Sin embargo, Bernays escribió un memo a todos los empleados de la Oficina que, “todo el material publicado por esta oficina debe ser aprobado por los ejecutivos responsables de la United Fruit Company.” La información que informó a los artículos producidos por personal de la Oficina fue proporcionada directamente por la United Fruit. [17]
 
Bernays había persuadido a principios de la United Fruit Company para comenzar a delimitar el gobierno reformista democrático de Arbenz , y ha puesto en marcha una campaña de plantación de historias en los medios de comunicación que abarca esta perspectiva. Comenzaron a aparecer artículos en el New York Times, Atlantic Monthly, The New York Herald Tribune, Time, Newsweek, e incluso la revista progresista de izquierdas, The Nation, que “fue especialmente satisfactorio para Bernays, quien creía que la victoria de los liberales es esencial para ganar en los Estados Unidos “. [18]
 
En enero de 1952, Bernays tomó un grupo de periodistas en una gira de dos semanas a la región. El viaje fue “bajo la guía de cuidado de la Compañía [United Fruit] y, por supuesto, los gastos de la empresa … Los viajes fueron el pretexto de reunir información, sino lo que la prensa se oye y ve fue cuidadosamente preparada y regulada por el host.” [19]
 
Bernays tenía control sobre la información multimedia en Guatemala antes y durante el golpe de la CIA. El gobierno de Guatemala, que llegó al poder luego gobernó durante décadas con puño de hierro “, como se condenó a cientos de miles de personas (en su mayoría miembros de la mayoría empobrecida de los Maya en el país indio) a la dislocación, la tortura y la muerte”. [20]
 
El logro de asustar al público estadounidense con la amenaza del comunismo resultó ser un éxito increíble en términos de crear apoyo público para el cambio de régimen en Guatemala. Así, en 1954, cuando el exiliodo oficial del ejército de Honduras, Carlos Castillo Armas, había cruzado la frontera con Guatemala, con 200 hombres que habían sido reclutados y entrenados (y armados) por la CIA, Bernays había enmarcado esta invasión en los medios de comunicación estadounidenses como un “ejército de liberación”. [21]
 
Estas tácticas de manipulación de los medios y la formación de la opinión pública vendría a definir la estrategia de la Guerra Fría y la propaganda de los Estados Unidos.
En las próximas décadas, cada lucha por la liberación, todos los gobiernos, y todas las políticas de los pueblos y naciones extranjeras que amenazaban el dominio de la hegemonía de EE.UU. y, en particular, intereses económicos de EE.UU., en adelante se enmarca como “comunista”. Como tal, cualquier fuerza o grupo contra el proceso de “comunistas” en estas regiones sería visto como “libertadores” y “luchadores por la libertad democrática”, si la estrategia era la de fomentar la rebelión, el apoyo a escuadrones de la muerte y los terroristas, golpes de empresa, “el terror campañas “, o la guerra abierta.
Las implicaciones subyacentes y de gran alcance de esta ha sido la de crear una situación única en la historia en la que se sometió a la población de origen de la nación imperial (en este caso, los estadounidenses) a un proceso de adoctrinamiento tan profundo que se encuentran en un estado de ” la negación del imperio. ” Como tal, los estadounidenses ven a su país y su papel en el mundo como excepcional, ya que ellos no aceptan por lo general ni siquiera contemplan la naturaleza imperial de Estados Unidos y sus políticas, sino que están imbuidos de una especie de “destino manifiesto” en que creen que Estados Unidos es la “nación más grande” en la tierra, y por lo tanto tienen la “responsabilidad” para “proteger” el mundo como una especie de policía mundial. Esto es único en la historia de los imperios, que hasta los albores del imperio estadounidense, nunca negó su carácter imperial como tal (aunque todavía se justifica en diversas estratagemas retóricas), ni sus poblaciones completamente ignorante de la situación de sus países imperiales.
La Política Regional de la dominación global
Como resultado del golpe de Estado en Guatemala, el subsecretario de Estado para Asuntos Interamericanos, Henry F. Holland, declaró que Estados Unidos “ha pagado un alto precio en términos de prestigio y buena voluntad” a los ojos de muchas naciones de América Latina y los pueblos. [22]
 
Es significativo tener en cuenta las perspectivas de otras naciones de América Latina y los políticos en el período previo al golpe de Guatemala a finales de junio de 1954. Estados Unidos aprendió una lección importante de su intervención en Guatemala, mejor examinar el caso de la política interna de Chile, un importante aliado de EE.UU. en la región, que los EE.UU. tenían que cultivar la percepción ambiente y realizar campañas de propaganda dentro de los países de América Latina, no simplemente dentro de los propios Estados Unidos.
Chile fue una importante fuente de recursos para los Estados Unidos, pero en la década de 1950, su economía estaba en serios problemas, que luego comenzaron a traducirse en problemas políticos de los Estados Unidos. Chile eligió un nuevo presidente, Carlos Ibáñez del Campo en 1952 (que anteriormente había sido un dictador en Chile entre 1927-1931), con una de las prioridades para hacer frente a los problemas económicos de Chile, aunque en formas que frustra los intereses estadounidenses. Estados Unidos nombró a un nuevo embajador en Chile, Willard L. Beaulac, que vio a los problemas económicos de Chile como una amenaza a la “solvencia, sino también la estabilidad de sus instituciones políticas.”
A medida que el público chileno se convirtió cada vez más insatisfecho con el manejo de Ibáñez de la situación económica, EE.UU. las autoridades temen que pueda tratar de acabar con el modelo democrático y recurrir de nuevo a su forma dictatorial, modelado a sí mismo en la línea de Juan Perón de Argentina, una dictadura populista del agrado de Estados Unidos. En las elecciones de 1952 de Chile, Ibañez había enmarcado como un “peronista populista”, funcionando como “la Asamblea General de la esperanza.” Por lo tanto, el entonces embajador de Chile declaró: “El grave peligro para Chile, y para nosotros, sigue siendo Ibañez . “Además, un senador socialista del norte de Chile, Salvador Allende, al aumento de la popularidad, y declaró:” Si el Presidente de la República no se considera capaz de resolver los problemas y el cumplimiento de las promesas que hizo, que iba a hacer bien para tomar el curso democrático se va llamar al país a resolver el problema a través de nuevas elecciones “. [23]
 
Ibáñez empezó a cortejar a la vía dictatorial. Su subsecretario de Defensa, el coronel Horacio Arce, se acercó a embajador de EE.UU. Beaulac “acerca de cómo los Estados Unidos iba a reaccionar a un régimen autoritario dirigido por Ibáñez,” para que Beaulac declaró la preferencia estadounidense por el régimen democrático. Ibáñez había declarado dos veces personalmente al embajador de Estados Unidos que tenía la intención de imponer un régimen autoritario. En Chile, los funcionarios estadounidenses en el Departamento de Estado no vieron a los comunistas como una amenaza real para el país, a pesar de tener una de las mayores organizaciones comunistas en América Latina (los otros son de Brasil y Cuba). En 1948, el Congreso chileno había aprobado la Ley de Defensa Permanente de la Democracia “, que prohibió el Partido Comunista de Chile y elimina a todos los comunistas de las listas de votantes”. [24]
 
Por lo tanto, la “amenaza” estaba contenido en general.
Con el enfoque de la administración de Eisenhower sobre el manejo de Guatemala y la ampliación de las acciones de EE.UU. contra el gobierno de Arbenz, que luego trató de movilizar a otros países de América Latina para apoyar sus políticas. Los EE.UU. llevó a cabo una recomendación de política a la derecha de el libro de jugadas – NSC papel 144 – que establece que los Estados Unidos podrían alcanzar un “mayor grado de solidaridad del hemisferio” si se utiliza la Organización de Estados Americanos (OEA) “como un medio para el logro de nuestros objetivos, “porque esto” evitaría la apariencia de una acción unilateral e identifica nuestros intereses con los de los demás Estados americanos “. [25]
 
Por lo tanto, para acercarse a la décima Conferencia Interamericana de la OEA , ubicado en Caracas, Venezuela, en marzo de 1954 (un año después de la versión final del Consejo de Seguridad Nacional-144 fue publicado), funcionarios de EE.UU. propusieron la adición de una resolución “anti-comunista”. Esta resolución dice:
Que el dominio o control de las instituciones políticas de cualquier Estado americano por el movimiento comunista internacional … constituiría una amenaza a la soberanía y la independencia política de los Estados americanos, poniendo en peligro la paz de América, y se adopten las medidas pertinentes de conformidad con las los tratados. [26]
 
El tratado se refiere específicamente al Tratado de Río 1947, que estipula que “si dos tercios de los países miembros de acuerdo, la OEA podría tomar medidas contra la nación que plantea la amenaza.” Sostuvo un historiador, Stephen Rabe, que el secretario de Estado John Foster Dulles – con esta resolución – esencialmente ampliado “. se incluye la Doctrina Monroe para prohibir las ideologías extranjeras en las Repúblicas Americanas” La mayor oposición a esta resolución en Caracas, curiosamente, vino de la delegación chilena de los políticos de izquierda y de centro y los representantes, que abiertamente se opuso a la Conferencia de Caracas en sí, así como la política de EE.UU. en Guatemala. Un político chileno señaló que la OEA debe preocuparse por las políticas internas de las dictaduras de la región, no con Guatemala, y señaló la ironía de la celebración de la conferencia en Venezuela, gobernada por un “despiadado” dictador, el general Marcos Pérez Jiménez. Eduardo Frei de Chile se negó a asistir a la delegación de Chile a Caracas, afirmando:
No creo que el Departamento de Estado sería tan audaz como para sugerir, al menos de todos, una intervención en los asuntos internos de [Guatemala] que está en libertad de determinar libremente su propio destino. Si [el Departamento de Estado] lo hizo, todas las fuerzas democráticas de América se levanten para repudiar la agresión y para hacer causa común con Guatemala. [27]
 
Al parecer, subestimó el alcance del sistema de propaganda interna de los Estados Unidos, que ha presentado la “campaña de terror” contra un gobierno elegido democráticamente e increíblemente popular como una victoria para la libertad y la democracia. El arte Orwelliano.
Dos semanas antes de la Conferencia de Caracas, un grupo se organizó en la Cámara de Diputados de Chile, dirigido por el presidente de la Cámara, Baltasar Castro, así como un número de miembros del Partido Socialista y otros radicales, que se hacen llamar los “Amigos de Guatemala”, que expresaron su apoyo a Arbenz en Guatemala, así como su oposición a la política de EE.UU.. Otros “Amigos de Guatemala” las organizaciones aparecieron en El Salvador, Cuba y México, pero Chile fue el más influyente y movilizó a más, ya que se centró en los temas de la “auto-determinación, el estado de Arbenz como un presidente elegido democráticamente, y Estado Unidos abusa de su poder para presionar a sus vecinos más pequeños.
“Baltasar Castro, como líder de los” Amigos de Guatemala “, atrajo la atención negativa de la embajada de EE.UU. en Santiago, Chile. Como se intensificó sus críticas, otros vecinos de América Latina cada vez más expresaron sus reservas con respecto a la reunión de la OEA y específicamente la resolución anticomunista. Por lo tanto, se modificó la resolución que establece que en lugar de tomar “acción directa”, que sería “llamado a las futuras consultas sobre medidas adicionales”, y Chile, así como varias otras naciones, y luego votaron a favor de la resolución, por considerar que ya no es sinónimo de “intervención unilateral o colectiva” contra Guatemala. Un miembro del personal de los EE.UU. del Departamento de Estado de Planificación de Políticas que asistieron a la reunión observó que América Latina tuvo “miedo a más del intervencionismo de EE.UU. en Guatemala por el comunismo”. [28]
 
Salvador Allende, un importante político del Partido Socialista en Chile, aún no había alcanzado la etapa de la política nacional en Chile (como más tarde lo haría), pero en general se consideró por parte de funcionarios de EE.UU. en la región a ser “un amigo”, que opinan que podría actuar como un importante contrapeso a Ibáñez. Sin embargo, Allende había sido cada vez más crítico de la pobreza y la desnutrición entre los pobres y las clases bajas de la sociedad. Esto fue tolerada por las autoridades estadounidenses que sentían que Allende no tenía “uso” del comunismo.
Por lo tanto, como Secretario de Estado Adjunto para Asuntos Interamericanos, Edward G. Miller declaró, Allende podría “causar un daño sustancial a Ibáñez”, por lo que fue tolerado. Con la conferencia de Caracas de 1954, Allende fue siempre “con un nuevo tema político”, y comenzó a hablar en contra de la política de EE.UU. en la región, afirmando que la resolución anticomunista en la conferencia de la OEA no era “nada más que un instrumento de la Guerra Fría , “y lo hizo” no refleja ninguna de las preocupaciones fundamentales de los pueblos de esta parte del continente. “Además, Allende advirtió que el secretario de Estado John Foster Dulles salió de la conferencia de la OEA”, diez minutos después de la obtención de “la aceptación de la lucha contra la “resolución anticomunista del Sr. Dulles” , el cual expuso, de acuerdo con Allende, cómo la conferencia fue un instrumento como Allende observó proféticamente, la propaganda estadounidense ha dado:
La impresión de que las montañas de [nuestros] países están infestados con los comunistas, que nuestras costas están llenas de barcos comunista, que el pequeño país de Guatemala pone en peligro la existencia de la más grande de los países burgueses. Al igual que David y Goliat. Sin embargo, Guatemala no cuenta con un cabestrillo. Su honda sólo está mostrando el camino a seguir para introducir el progreso y la libertad en las naciones de América. [29]
 
Ese fue, sin embargo, sin duda suficiente para hacer un enemigo de América. Después de todo, “la introducción de progreso y la libertad en las naciones de América” ​​es contraria a los intereses de los Estados Unidos, que trataba de controlar y dominar la región y explotar sus recursos, bajo el mando obediente de las élites locales y con la pacificación definitiva y la presentación de las “masas”.
Tras la conferencia de Caracas, ya que algunos funcionarios del Departamento de Estado señalaron, “el sentimiento antiestadounidense funciona bastante alto” en Chile, y que los diplomáticos de EE.UU. en el país se “esfuerzan por preservar la buena voluntad tal como aún tenemos.” Funcionarios de EE.UU., con un crecimiento cada vez más frustrados con el “sentimiento anti-estadounidense” en Chile, y luego comenzó a esperar que Ibáñez se encargaría de una “campaña anticomunista”, para “cambiar la actitud de Chile de que el comunismo existente en Chile es un fenómeno local.” El embajador Beaulac señaló: “Los comunistas chilenos … y era difícil para los Estados Unidos para competir con los chilenos en Chile.” A medida que los EE.UU. aumentó la presión contra Guatemala en el período previo al golpe de Estado, los “Amigos de Guatemala” en Chile intensificaron sus esfuerzos contra la política de EE.UU. en la región, y propuso celebrar una conferencia en Chile sobre el tema, centrándose en tres programas principales de la deliberación:
(1) La auto-determinación de los pueblos, (2) el derecho de las naciones a disponer de sus materias primas y de forma autónoma para llevar a cabo sus relaciones diplomáticas y comerciales, y (3), la democracia interna de los países, el ejercicio pleno de los derechos humanos y la inviolabilidad de las garantías individuales. [30]
 
Naturalmente, esto enfureció a los funcionarios de EE.UU., quien acusó a los Amigos de Guatemala de intentar “crear a favor de Guatemala la propaganda”, y el secretario de Estado adjunto Holland declaró: “Espero sinceramente que algo va a golpes a los chilenos de su postura actual de la irresponsabilidad, política y económica “. [31]
 
Esto va de nuevo para el documento NSC-144, que hizo hincapié en la necesidad de que Estados Unidos” animara “a las naciones latinoamericanas a ser responsable en formas de gobierno, político y económico en particular. Por lo tanto, el apoyo a la “autodeterminación de los pueblos” es políticamente “irresponsable”, y peor aún, “el derecho de las naciones a disponer de sus materias primas y de forma autónoma para llevar a cabo sus relaciones diplomáticas y comerciales”, es muy “irresponsable” de EE.UU., que, como se indica en el NSC-144, fueron para “ayudar” a América Latina a jugar “un papel más fuerte y responsable en el desarrollo económico de la zona”. [32]
 
Los países latinoamericanos fueron vistos por los Estados Unidos similar a los niños que se portan mal, y por lo tanto, tenían que estar bien disciplinados.
El “shock” de Chile llegó con el golpe de Estado en Guatemala, aunque no es un ‘shock’ en el sentido de que los funcionarios de EE.UU. habían esperado. Cuando la invasión de Guatemala comenzó el 17 de junio con el coronel Castillo Armas y su ejército apoyado por la CIA, estallaron protestas masivas en Chile (y en otras partes del continente), “a menudo delante de la embajada de EE.UU.”, y en el centro de Santiago los manifestantes,quemaron una bandera de EE.UU. “en medio de los vítores de miles de estudiantes.” Un periodista de EE.UU. tomó una foto de la quema de la bandera que terminó en varios periódicos de EE.UU., y continuaron las protestas, incluso quemando efigies del presidente de EE.UU. Eisenhower. Dijo el embajador Beaulac que los estudiantes chilenos creen “que Estados Unidos está persiguiendo a Guatemala.” Al parecer, los chilenos y de otros pueblos de la región han malentendido sobre quién fue el responsable de la invasión y golpe de Estado en Guatemala, ya que la opinión pública chilena ” continuó funcionando de alta “en apoyo de Guatemala y mostró” reprimidos resentimientos contra los Estados Unidos “, como la Embajada de Estados Unidos en Chile admitió. [33]
 
Cámara de Diputados de Chile y el Senado aprobaron una resolución oponiéndose a la política de EE.UU. y en apoyo de Arbenz en Guatemala, y discutieron el papel de la United Fruit en los “movimientos de apoyo para derrocar a un gobierno que no se presta a sus intereses.” Salvador Allende, Baltasar Castro , y otros organizaron protestas en contra de los Estados Unidos en cooperación con las organizaciones de trabajadores, grupos estudiantiles y partidos políticos radicales, de los cuales los funcionarios estadounidenses se lamentaron de que estos hombres daban ” comodidad a la causa comunista.” A medida que la embajada de EE.UU. en Chile comunicó por cable a Washington , la invasión de Guatemala “a condición de que los comunistas eran un problema -.” agresión “de EE.UU. contra la integridad de un gobierno debidamente constituido, en torno al cual muchos en América Latina se apresuran a unirse” [34]
 
Cuando la imagen de una bandera de los EE.UU. al ser quemada en las protestas de Chile apareció en los periódicos estadounidenses, el New York Times, en su animosidad hacia usual verdad y la justicia, declaró que el comunismo chileno “viene a ser una amenaza ahora”, mientras que el Nuevo York Herald Tribune de repente citó “informes recientes de la creciente fortaleza Comunista de Chile.” Por lo tanto, la imagen de una bandera de los EE.UU. de ser quemada en protesta por una acción violenta del terrorismo de Estado contra un país inocente y su gente, que sólo buscaban la libertad, la autonomía, y la justicia, de repente se convirtió representados en los medios de comunicación estadounidenses como un acto de “comunismo” contra la “democracia”.
El papel de la superpotencia agresiva y “campaña de terror” contra un país inocente fue retirado del diálogo, y fue presentada como una “democracia contra el comunismo” tema, con quienes se oponen a EE.UU. siendo el terrorismo “comunistas”. Este imagen negativa de Chile en los medios estadounidenses, sin embargo, instó a varias elites chilenas para abordar rápidamente la situación, y el Presidente Ibáñez realizó una entrevista con la cadena NBC en el que afirmó que el comunismo era “una amenaza real en América Latina”, pero los chilenos se defienden ” En principios interamericanos “, y que,” la opinión pública chilena no es en absoluto representado por las provocaciones de ciertos grupos incontrolados.
“En una reunión con el embajador Beaulac, Ibañez declaró:” No sé cuánto tiempo más voy a estar de pie . Voy a hacer algo, pero no sé todavía lo que es. Usted puede estar seguro de una cosa, sin embargo, y es que Chile no va a ser comunista. Me cortarán la cabeza cuando llegue el momento. “Por lo tanto, como Ibañez ha perseguido la ” reforma constitucional “para darse más poder, los medios de comunicación estadounidenses y los funcionarios públicos respondieron negativamente (por temor a que él estaba tratando de recurrir a su origen dictatorial), y buscaban para desalentar tales acciones.
Al mismo tiempo, los Amigos de Guatemala se movilizan, la celebración de una conferencia en julio de 1954 con delegados de Argentina, Uruguay, Ecuador, Nicaragua, Costa Rica, El Salvador y Paraguay, en el cual, la Embajada de EE.UU. Más tarde escribió, “oratoria y uniforme de general, con vehemencia crítica a los Estados Unidos y la OEA.” y los dictadores apoyados por Estados Unidos en la región también fueron denunciados, entre ellos Rafael Trujillo en la República Dominicana, Manuel Odría en el Perú, Anastasio Somoza en Nicaragua, y Tiburcio Carias en Honduras. Más preocupante aún, fue que las corporaciones estadounidenses como la Standard Oil, la United Fruit y Anaconda Copper se presentaron”como sus homólogos de hoy en día de los merodeadores piratas de antaño”. [35]
 
La conferencia concluyó con la aprobación de cinco resoluciones, la primera de las cuales rechazó resolución anti-comunista Caracas “, que dan de los Estados Unidos un supuesto derecho de intervención en complicidad con los gobiernos ilegítimos de América Latina [es decir, las dictaduras] “La segunda resolución se reconoce en el” derecho inalienable “a la libre determinación, en tercer lugar, que lucharía contra el pacto que creó la OEA, y la cuarta, para” luchar contra toda forma de colonialismo espcialmente en el continente americano ” la quinta resolución fue de expresar simpatía para las naciones no desarrolladas en la defensa de sus derechos” [36]
 
Frustrado con el “sentimiento anti-estadounidense” en Chile, el embajador Beaulac aumentó su asalto retórico de quienes se oponían a las políticas de EE.UU., y al hablar ante la Cámara Americana de Comercio de Santiago, Beaulac arremetió contra aquellos que son “rápidos para hablar en contra de los Estados Unidos, y contra Rusia no … la libertad amenazada por todas partes “, y se dividen estos elementos anti-estadounidense en dos grupos: los” incautos “que fueron” ingenuos personas que no conocen mejor y que nunca se sabe para mejorar , “y en segundo lugar, el” demagogos “, que eran” hombres ambiciosos “para avanzar en la búsqueda de” su fortuna política. “La lección de Guatemala, entonces, para Beaulac, fue” para los hombres decentes [es decir, aquellos que apoyan la política de EE.UU.] de trabajar tan duro para decir la verdad [es decir, la versión americana de la verdad]. “A medida que la prensa chilena atacó a Beaulac de” interferencia “en los asuntos internos, los medios estadounidenses respondieron con lo que sugiere que” cuartos responsable “en Washington se había preocupado que “los comunistas están ganando poder en Chile”. [37]
 
A medida que Chile fue retratado en una luz negativa por los medios estadounidenses, los funcionarios chilenos se quejaron de Estado de EE.UU. Los funcionarios del Departamento respondieron que era “normal para el público estadounidense, la prensa y la opinión del Congreso para interpretar los muchos de estos actos como indicativos de un fuerte sesgo pro-comunista en Chile, “y que” actos como la quema de la bandera de Estados Unidos están obligados a causar resentimiento en el pueblo estadounidense “, y por lo tanto,” el público sacará sus propias conclusiones. “La administración Eisenhower se había vuelto cada vez más frustrada con Chile, un país que ha dado el estatus de “nación favorecida”. Dijo un funcionario chileno que los chilenos no se debe “tratar de sacar provecho político a costa de los Estados Unidos”, como “Chile no puede ganar la buena voluntad y cooperación [de] que el Gobierno de los Estados Unidos atacando a la nación “. [38]
 
En las encuestas de opinión pública de Chile que se llevaron a cabo en 1955 y 1956, la Agencia de Información de Estados Unidos (USIA) descubrió que los chilenos tenían al menos la “impresión favorable” hacia los Estados Unidos, “inclinado a decir que las palabras de los EE.UU. no está de acuerdo con las acciones de EE.UU., “, en referencia a la retórica de la democracia contra las acciones y el apoyo de la tiranía. [39]
 
Los informes cada vez más surgieron en los Estados Unidos de que Chile era” la principal fuente de ansiedad para muchas semanas “en el Departamento de Estado de EE.UU., con su movimiento comunista (en relación al tamaño de su población), siendo “la mayor y más alarmante en América Latina” en 1955, el embajador Beaulac declaró, tras una visita a Washington, que “un número de personas de alto rango” en Washington, consideraron que el comunismo “en Chile constituye un grave amenaza para la estabilidad del gobierno de Chile “. [40]
 
En los años siguientes, Salvador Allende, movilizó a la izquierda chilena en una amplia coalición de socialistas, trabajadores, partidos democráticos, populistas, y otros, lo que lleva a Allende su candidatura para las elecciones presidenciales de 1958. En una concentración de más de sesenta y cinco mil aficionados en 1958, Allende declaró que “El Departamento de Estado insiste en una política que es odiosa y antipopular … Exigimos el derecho a buscar nuestras propias soluciones y para seguir los caminos que mejor se adapten a nuestras costumbres y tradiciones. “Su ascenso político coincidió con la de Fidel Castro en Cuba, dando lugar a frustraciones y miedos intensos entre el Departamento de Estado y otros altos funcionarios de política exterior en Washington. [41]
 
De hecho, algunos años más tarde, Salvador Allende llegó a la prominencia política de grandes en Chile, convirtiéndose en el presidente a principios de 1970, lo que puso en marcha uno de los golpes de estados más infames de América Latina encabezada por Estados Unidos que instauró una dictadura de la brutalidad infame.
Lo que la historia de Guatemala en la década de 1950 resaltó la continua relevancia de la Doctrina Monroe, establecidos por los Estados Unidos en 1823, que declaró que América Latina sea el “patio trasero” de Estados Unidos, y por lo tanto, los EE.UU. inevitablemente tomó el control de la hemisferio occidental entero, que se explotan para su propio beneficio y la expansión imperial. Más de 125 años después de la Doctrina Monroe, Estados Unidos finalmente tuvo los medios para que sea un hecho establecido: América fue el último imperio, y muy especialmente, la única potencia dominante en el hemisferio occidental. Por lo tanto, no hay oposición – no importa cuán grande o pequeño – o que puedan ser toleradas. Esta doctrina se mantuvo durante el resto de la Guerra Fría, y dio lugar a un sinnúmero de golpes de estado, dictaduras, “las campañas de terror” y la brutal represión y el asesinato masivo a una escala monstruosa.
Quizás más que cualquier otro lugar, la historia de los Estados Unidos en América Latina presenta una imagen de Estados Unidos no como un “imperio benevolente”, como algunos comentaristas estadounidenses han sugerido, sino como una verdad brutal y deshumanizante, la tiranía opresiva y transnacionales: un terror continental del Estado. Esto, sin embargo, no se refuerzan las percepciones estadounidenses de sí mismos o el papel de su país en el mundo, por lo que esta historia es – como George Orwell predijo que sería – lanzado en el “Agujero de la memoria”.
En verdad, se sabe poco los que están fuera de América Latina en sí. La mejor manera de obtener una concepción clara de la naturaleza de una nación en particular es ver cómo trata a los más vulnerables. En el caso de América, mirando la historia de América Latina es un estudio del carácter de los propios Estados Unidos, de la que sólo se puede deducir que su características “humana” se asemejan más a un psicópata tecnocrática que un líder benevolente.
Investigado y escrito por nuestro colaborador: Andrew Gavin Marshall
Andrew Gavin Marshall es un investigador independiente y escritor residente en Montreal, Canadá, escribe una serie de temas sociales, políticos, económicos e históricos. También es Director del Proyecto del Proyecto Libro del Pueblo.
 
Notas
[1] NSC 144, United States General Policy With Respect to Latin America , Foreign Relations, 1952-1954, Volume IV, page 1.
[2] Ibid, page 6.
[3] Ibid, page 7.
[4] Ibid.
[5] Ibid, page 8.
[6] Ibid, page 9.
[7] Ibid, page 10.
[8] Dennis M. Rempe, “An American Trojan Horse? Eisenhower, Latin America, and the Development of US Internal Security Policy 1954-1960,” Small Wars & Insurgencies (Vol. 10, No. 1, Spring 1999), pages 35-36.
[9] Laurence H. Shoup y William Minter, Imperial Brain Trust: El Consejo de Relaciones Exteriores de los Estados Unidos y Política Exterior (Prensa Autores Choice, Nueva York, 2004), página 195.
[10] Ibid, páginas 195-196.
[11] Ibid, página 196.
[12] Kate Doyle y Peter Kornbluh, la CIA y los asesinatos: Los documentos Guatemala 1954. El Archivo de Seguridad Nacional: http://www.gwu.edu/ ~ nsarchiv/NSAEBB/NSAEBB4 /
[13] Tim Weiner, Legacy of Ashes: La historia de la CIA (Random House, Nueva York, 2008), páginas 112-113.
[14] Laurence H. Shoup y William Minter, Imperial Brain Trust: El Consejo de Relaciones Exteriores de los Estados Unidos y Política Exterior (Prensa Autores Choice, Nueva York, 2004), página 197.
[15] Ibid, página 198.
[16] Ibid, páginas 198-199.
[17] Larry Tye, el Padre de la vuelta: Edward L. Bernays y el nacimiento de Relaciones Públicas (New York: Henry Holt and Company, 1998), páginas 161-163.
[18] Ibid, páginas 167-168.
[19] Ibid, página 170.
[20] John Stauber y Sheldon Rampton, el Padre de la vuelta: Edward L. Bernays y el nacimiento de PR. PR Watch, Second Quarter 1999, Volume 6, No. 2: http://www.prwatch.org/prwissues/1999Q2/bernays.html
[21] Larry Tye, The Father of Spin: Edward L. Bernays and the Birth of Public Relations (New York: Henry Holt and Company, 1998), page 176.
[22] Mark T. Hove, “The Arbenz Factor: Salvador Allende, US-Chilean Relations, and the 1954 US Intervention in Guatemala,” Diplomatic History (Vol. 31, No. 4, September 2007), page 623.
[23] Ibid, page 628.
[24] Ibid, page 629.
[25] NSC 144, United States General Policy With Respect to Latin America , Foreign Relations, 1952-1954, Volume IV, page 7.
[26] Mark T. Hove, “The Arbenz Factor: Salvador Allende, US-Chilean Relations, and the 1954 US Intervention in Guatemala,” Diplomatic History (Vol. 31, No. 4, September 2007), pages 629-630.
[27] Ibid, pages 630-631.
[28] Ibid, pages 631-633.
[29] Ibid, pages 633-634.
[30] Ibid, pages 635-636.
[31] Ibid, page 636.
[32] NSC 144, United States General Policy With Respect to Latin America , Foreign Relations, 1952-1954, Volume IV, page 8.
[33] Mark T. Hove, “The Arbenz Factor: Salvador Allende, US-Chilean Relations, and the 1954 US Intervention in Guatemala,” Diplomatic History (Vol. 31, No. 4, September 2007), pages 636-639.
[34] Ibid.
[35] Ibid, pages 639-642.
[36] Ibid, pages 642-643.
[37] Ibid, pages 643-646.
[38] Ibid, pages 646-648.
[39] Ibid, page 654.
[40] Ibid, page 655.
[41] Ibid, pages 658-661.

No hay comentarios:

Publicar un comentario